Quentin Tarantino habla sobre su nueva película, Inglorious Bastards : NeoCineTv

Quentin Tarantino habla sobre su nueva película, Inglorious Bastards



El domingo pasado Quentin Tarantino fue invitado por el equipo Red Bull a Nürburgring (Alemania) para presenciar la prueba de Fórmula 1. Allí habló de su próximo trabajo del que tantas veces se ha especulado, llamado si no camiba de opinión Inglorious Bastards.

Poco habló o casi nada, ya que Quentin no quiere desvelar muchas cosas de su próximo proyecto. No puedo hablar más sobre eso ahora o lo maldeciré. Hablaré cuando ya esté hecho comentó. Además añadió es una especie de spaghetti western ambientado en la II Guerra Mundial. No lo llamaré así, pero si tuviera un subtítulo, se llamaría: 'Once Upon a Time in Nazi-occupied France' (Érase una vez en la Francia ocupada por los nazis), apuntó el director en referencia a la película de Sergio Leone 'Once Upon a Time in America' ('Érase una vez en América').

También le dedicó unas palabras a Death Proof ya que está de promoción por Europa. Pesé a ser arrastrada por los suelos por la crítica y el público haberle dado la espalda en Taquilla (recaudó 12 millones de dólares en su primer fin de semana y costó 50 millones de dólares), Tarantino se muestra orgulloso de su película: Mis fans tienen que verla sí o sí porque es lo último que hice y estoy muy orgulloso. Y añade: Una de las cosas más divertidas de 'Death Proof' fue intentar y hacer una de las mejores escenas de persecuciones de coches que se haya hecho jamás. Soy un gran fan de las escenas de persecuciones, de manera que ésta era mi oportunidad de probarme. No quería que fuera meramente un ejercicio. Quería que fuera la mejor persecución hecha jamás. Y si no era la mejor, al menos que estuviera entre las tres mejores.

Si queréis ver el resultado tendréis que esperar al 31 de Agosto de 2007 que será estrenada aquí en España.

Yo ya la he visto y fue una enorme decepción. Para mí es la peor película de su filmografía. Que le vamos hacer, no todo van a ser peliculones.
Fuente: El Mundo