'Los girasoles ciegos', 'Sangre de Mayo' y 'Siete mesas (de billar francés)' precandidatas españolas a los Oscars : NeoCineTv

'Los girasoles ciegos', 'Sangre de Mayo' y 'Siete mesas (de billar francés)' precandidatas españolas a los Oscars

La Academia de Cine de España acaba de dar la lista de las tres películas españolas finalistas de las que saldrá la cinta que representará a España en la 81 edición de los Oscar de Hollywood en el apartado de Mejor Pelícua de Habla no Inglesa. Las tres finalistas han sido: Los girasoles ciegos de José Luis Cuerda, Sangre de Mayo de José Luis Garci y Siete mesas (de billar francés) de Gracia Querejeta.

La presidenta de la Academia Ángeles González-Sinde, ha sido quien ha dado lectura a estas tres películas, seleccionadas por los académicos entre los 81 filmes que competían y que han sido estrenados en los cines españoles entre el 1 de octubre de 2007 y el 30 de septiembre de 2008.

Una vez más tenemos al pesado de Jose Luis Garci entre las tres candidatas, igual que el año pasado. Algo huele a podrido dentro de la Academia. Y digo ésto porque la cinta Sangre de Mayo aún no se ha estrenado en las salas españolas (lo hará el próximo 3 de Octubre) y ya ha sido seleccionada para competir en los Oscars. Lo mismo sucedió en el 2007 con su Luz de domingo, seleccionada antes de estrenarse en los cines. Lo que ha hecho con ambas cintas es estrenarlas en un cine de Cuenca para poder competir. Esto es de risa.

La segunda votación para elegir a la única candidata en representarnos será el 26 de Septiembre. Aunque después tendrá que pasar otra criba más para saber si está entre los cinco películas candidatas al Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa. Ésto se sabrá el 22 de Enero de 2009, mientras que la 81 Edición de los Oscars tendrá lugar el 22 de Febrero de 2009.


(Sigue Leyendo...)
Los girasoles ciegos (José Luis Cuerda): Cada vez que Elena (Maribel Verdú) cierra la puerta de su casa, echa la llave de sus secretos. Al mismo tiempo que sortea los rigores de la posguerra, Elena levanta junto a su hijo Lorenzo (Roger Príncep) una fachada de apariencia para ocultar la verdad sobre su familia: Elenita (Irene Escolar), la hija adolescente, se ha fugado embarazada con su novio Lalo (Martín Rivas), un joven que lleva meses en las listas de la policía. Y Ricardo (Javier Cámara), su marido, vive oculto en un hueco practicado en el dormitorio matrimonial. Creyéndola viuda, Salvador (Raúl Arévalo), un joven diácono que duda en colgar la sotana después de verle la cara al caos y a la muerte, se obsesiona con ella, hasta el punto de presentarse en su domicilio y acosarla, lo que impulsa a Ricardo a descubrirse para ayudar a su mujer.

Trailer de Los girasoles ciegos


Sangre de Mayo (Jose Luis Garci): El joven Gabriel Araceli trabaja de cajista en una modesta imprenta de Madrid. Su novia, Inés, es una guapa chica huérfana que vive en Aranjuez, acogida por su tío, don Celestino Santos del Malvar, humilde sacerdote pariente lejano del poderoso ministro Godoy. En la visita al Real Sitio para ver a la novia, Gabriel coincide con el histórico motín del 19 de marzo contra Godoy, cuyo palacio es asaltado por la turba. Pensando en el bien de la chica, don Celestino consiente en que Inés se traslade a Madrid, para vivir con sus también parientes don Mauro Requejo y su hermana Restituta, que tienen tienda de paños en la capital. Pero allí los tales parientes convierten a Inés en una sirvienta. Gabriel, para estar cerca de su novia, en respuesta a un anuncio se ofrece como mozo en la tienda. Con ayuda del mancebo Juan de Dios, que también se ha enamorado de la moza, intenta raptar a Inés, pues don Mauro pretende nada menos que casarla con él mismo. Y tras mucha peripecia, Gabriel consigue huir con Inés aprovechando el tumultuoso recibimiento que el pueblo de Madrid rinde al nuevo rey Fernando VII, El Deseado.

Trailer de Sangre de Mayo


Siete mesas (de billar francés) (Gracia Querejeta): Ángela (Maribel Verdú) y su hijo Guille (Víctor Valdivia) viajan a la gran ciudad ante la repentina enfermedad de Leo, padre de ella y abuelo del chaval. Cuando llegan, poco después del caluroso amanecer de un día de verano, Leo acaba de morir. Es Charo (Blanca Portillo), amante del difunto, la que pone a Ángela al corriente de la ruina del negocio paterno: un local en el que se alinean siete mesas de billar francés y que, con el paso de los años, fue perdiendo lustre, clientela y dinero. Para Charo, la única solución ante la deuda es vender. Poco después, como si el destino viniera a confirmar que las desgracias llegan de tres en tres, Ángela tiene noticia de que su marido ha desaparecido en oscuras circunstancias. A partir de esta dolorosa realidad, Ángela se empeña en salir adelante y reconstruir su vida. Y lo primero que decide es emplear sus ahorros en volver a poner en marcha el viejo local.

Trailer de Siete mesas (de billar francés)